Anahí sorprendió a muchos al confesar en su libro ‘Valiente’, donde plasma su experiencia como mamá primeriza, que decidió comerse su propia placenta después del parto.

“Cuando nació Manuel guardamos la placenta y la dividimos en cinco partes. El primer trozo lo bebí de inmediato con un jugo de fresas y frambuesas. Los demás trozos los fui bebiendo en los siguientes dos días”, cuenta la estrella mexicana en el citado libro que ya está a la venta.

Como no podía ser de otra forma tratándose de un tema tan personal y controversial, la exRBD fue cuestionada por este asunto el pasado lunes durante la presentación de su libro, donde la artista explicó con todo lujo de detalles por qué decidió comerse la placenta.

“Yo sí me metí  hasta el fondo desde el primer momento, me metí a estudiar todo y a leer y a aprender y a conectarme…. Las propiedades de la placenta lo explicamos muy bien en el libro está llena de vitamina K, te ayuda a recuperarte mucho más rápido, a que el útero se contraiga más rápido…”, explicó Anahí, quien dejó claro que es una ‘decisión muy personal’.

“Es superpersonal, pero yo creo que si iba a contar mi historia la tenía que contar completa, así que cada quien que haga con su placenta lo que quiera”, zanjó el tema la cantante.

La confesión de la actriz ha generado muchas reacciones en las redes sociales ya que el hecho de que una mujer se coma su propia placenta sigue siendo a día de hoy un tema muy controversial.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

En el libro, no obstante, Anahí habla de muchos otros temas, como la valentía que adquirió desde el primer minuto que le dijeron que estaba embarazada, de ahí el título del libro.

“¿Cuándo descubrí que era valiente? En el primer minuto cuando te dicen y te confirman que estás embarazada. Primero fue un shock tremendo y más cuando lo llevas deseando tanto tiempo, yo lo deseé mucho tiempo y mi esposo también entonces cuando llegó fue ‘guau’. Llegó cuando me relajé porque a veces estamos tan ‘ya me quiero embarazar’ y sientes hasta la presión social y yo hasta la de los medios la sentía que así no es, es cuando te relajas, cuando abres tu corazón y cuando Dios dice ‘aquí está tu angelito’. Entonces empiezas a ser valiente desde ahí hasta el minuto de las contracciones te vuelves el triple de valiente y no se te olvida nunca. Y lo primero que vi fueron sus ojotes que me vieron así. Ahí me cambió la vida, ahí en ese momento entendí todo, en ese momento entendí mi vida entera, todo había valido la pena”, contó.