Sebastiaan Kulwanowski toca el violín de una manera muy especial. Cuando está tocando, no sabes si hay un elefante en la habitación o un mirlo volando por la ventana.