El deporte y la política son una mezcla que puede ser más explosiva que la dinamita. Así resultó la reciente pelea entre el boxeador estadounidense “El Relámpago” Rod Salka, de 35 años, y el pugilista mexicano Francisco “El Bandido” Vargas, de 33.

Salka decidió saltar al cuadrilátero llevando una llamativa pantaloneta que de inmediato le dio un tinte diferente a la pelea entre los dos atletas. El uniforme del Relámpago llevaba escrito “América primero”, una frase muy utilizada por el presidente Donald Trump durante sus alocuciones. Adicionalmente, la prenda llevaba un diseño en los colores de la bandera de Estados Unidos que simulaba un muro.

La pelea se llevó a cabo en Indio, California, y ante una multitud con muchos seguidores mexicanos, Salka de inmediato se convirtió en el villano a vencer. El Bandido cumplió con los pedidos del público y le dio una paliza a su oponente, quien terminó en el piso durante el quinto round.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Rod Salka wore “America First” with Trump’s brick wall decorating his trunks... & a Mexican fighter just broke him down & made quit on his stool. Breaking Trumps wall. You can’t make this stuff up. Only in boxing ???????? pic.twitter.com/rfIXyXvljm— Anton Rubaclini (@AntonRubaclini) April 13, 2018

Rod Salka wore “America 1st” and a wall pattern on his trunks against Mexican fighter Francisco Vargas, and ended up getting his ass kicked #boxing pic.twitter.com/CmNfIeU6X1— Ryan Songalia (@ryansongalia) April 13, 2018

El muro del Relámpago no resultó tan efectivo y acabó derrumbado vía Knockout por los contundentes golpes del mexicano. Por supuesto las imágenes de la pelea se han convertido en tendencia en las redes sociales, en donde muchos usuarios han hecho mofa de la peculiar situación.

No es la primera vez que el deporte de Estados Unidos se torna en una batalla política que incluya el nombre de Trump. Durante el 2017 una total controversia se dio luego de que el primer mandatario criticara fuertemente a los jugadores de la NFL que realizaban un protesta pacífica durante los actos protocolarios de los partidos en contra de la brutalidad policiaca.